Esta web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar tu experiencia y recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra "Política de cookies".

Más Información Acepto

Ratones, máquinas de roer con dientes de crecimiento continuo

Telf. 902 503 530 · 91 642 90 60 (10 líneas)

logo certificación ISO

RATONES, MÁQUINAS DE ROER CON DIENTES DE CRECIMIENTO CONTINUO

15
FEB
2011

los ratones son máquinas de roer con dientes

Se trata de una adaptación natural del desarrollo evolutivo de los ratones, obligados a roer raíces, semillas, frutos o simplemente vegetales que no siempre son tiernos. Esa capacidad es un factor determinante del comportamiento de los ratones como plagas.

El crecimiento siempre constante de los incisivos impide que el desgaste natural por una alimentación dura llegue a hacer inservibles los dientes de los ratones, una situación que los condenaría a la inanición. En el hipotético caso de que estos ocurriera, que los dientes incisivos de los ratones crecieran sin parar, acabarían clavándose en la boca y afectando incluso a su cerebro por la disposición del paladar en algunas especies de roedores.

La boca de los ratones está constituida por dieciséis dientes, de los que cuatro son incisivos. Como curiosidad, tienen un espacio entre ellos en el que no crece ninguna pieza y que se denomina diastema. Los incisivos de los ratones no tienen raíces, roen alimentos y elementos externos a la boca para mantener su tamaño, pero también los frotan dentro de su boca para conseguir el mismo fin. Y es que el ritmo de crecimiento de los incisivos de los ratones es muy espectacular, del orden de dos o tres milímetros por semana.

Alrededor de la mitad de los incisivos de los ratones, está compuesto de esmalte. Así, a pesar del rápido proceso de desgaste al que se ven obligados los ratones, la parte blanda de la pulpa dental siempre estará alejada, y de forma segura, de un proceso de reducción del tamaño excesivo del diente.

Los incisivos inferiores de la boca del ratón tienen el inconveniente de crecer hacia afuera a partir de una determinada longitud, lo que los convierte en totalmente inútiles para roer y para todo efecto de masticación. Los superiores, en cambio, tienen la tendencia a retorcerse uno alrededor del otro mientras se alzan sobre su base.

Por tanto, la costumbre de roer de los ratones, convertidos en plagas se convierte, desde el punto de vista meramente biológico, en una necesidad del animal para su supervivencia. Roer sin para cualquier cosa, sea un alimento o no.

Y es que, en  muchas ocasiones, los ratones no roen para alimentarse en sí, sino que mordisquean para desmenuzar los materiales que les son útiles para adobar su nido. Así, no es infrecuente que arranque piezas de tejidos o incluso pastillas de jabón que desmenuza por su textura o por un olor que le resulta agradable.

Entre los materiales más insospechados, podemos encontrar desde las pastas de dientes al relleno de los colchones, almohadas, almohadones y cojines, pero  también pegamento y madera convertida en astillas a base de roer.

Otro de los beneficios de la acción de roer de los ratones es la puesta en marcha de una acción metabólica que le resulta muy beneficiosa al animal. Se trata de la cecotrofia, que tiene en común, por ejemplo, con el conejo, y que consiste en la obtención de vitaminas que sintetizan las bacterias en su intestino y que le sirven para obtener vitamina K y algunos aditivos esenciales para su metabolismo.

La acción de roer rompe la cáscara de los frutos más duros y libera los componentes esenciales presentes en la pulpa de las semilas, en sus alimentos más comunes, capaces de para producir los nutrientes imprescindibles. Es más, los ratones llegan a mejorar su capacidad para generar aminoácidos esenciales cuando se alimentan de sus excrementos blandos recién defecados.

Para el hombre, las plagas de ratones, bien llamados roedores, son un desastre potencial. No sólo afecta a sus alimentos conservados en un mismo sitio, al alcance de los ratones, sino que dentro del objetivo de estos animalitos están los tejidos de la ropa, las superficies de madera de paredes y tejados, los conductos de PVC de los bajantes y las conducciones de agua y hasta los cables de la corriente eléctrica.

No es la primera vez que un incendio de un hogar se inicia como consecuencia del mordisqueo compulsivo de un ratón que decidió limar sus dientes a costa de un cable. Los técnicos de una empresa de eliminación de plagas podrán contarle historias de ratones roedores.., historias para no dormir.

Pero las claves del éxito de los ratones, éxito para la especie medido en el desarrollo explosivo de sus comunidades, hay que buscarlo en su elevada tasa de reproducción, en su espíritu cauteloso, que estimula al ratón a no abandonar las proximidades de su nido; en sus fuertes lazos sociales y en una inmejorable capacidad para alimentarse casi de cualquier alimento disponible en su entorno.

Ratones, máquinas de roer con dientes de crecimiento continuo.

Servicios relacionados

  • Desratización

    Olvídese del problema de ratas o ratones con nuestros productos biodegradables....

Ratones, máquinas de roer con dientes de crecimiento continuo

American Pest Control · C/ Granizo,3 · 28918 Leganés (Madrid) · Tel. 902 503 530 · Fax. 916 100 429 · e-mail: american@americanpest.com

Diseño web y posicionamiento en buscadores por Novaigrup, Agencia de Marketing Online